Friday, November 11, 2005

Misterio Divino

La historia de George Orwell, Animal Farm (Granja de Animales), pinta un cuadro exacto aunque perturbador de la naturaleza humana. El cuento delinea qué sucede cuando ésos que son confiados para servir creen que el privilegio dado a ellos es suyo por la derecho natural. Temprano en la historia, los animales, contrariados por como son tratados en la mano de los granjeros humanos, se unen, escurren a los granjeros y asumen el control de la granja. Excitados por su conquista fácil, los animales realizan que deben organizarse y completar las varias tareas que necesitan ser hechas. Para realizar estas tareas de una manera ordenada, todos los animales resuelven y solicitan a un tipo particular de animal tomen carga del funcionar de la granja. El lema elegido por los animales en carga y convenido por todo es, "todos los animales son iguales." Tan pronto como los animales en carga llegan a estar cómodos en sus posiciones, ellos comienzan a creer que son mejores que el resto de los animales, y que los otros animales les deben homenaje y respecto. Una noche bien tarde bajo la oscuridad, los animales en carga re-escriben el lema para que diga, "todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros." Esta por demás decir, que el resto de los animales se rebelan, y el caos y la muerte sobrevienen.

Dios eligió Abraham para ser el mensajero de sus buenas noticias – Evangelio - al mundo. Él dijo a Abraham que en él todas las naciones serían bendecidas (Génesis 18:18). Porque Abraham superó por la fe de Jesús – viendo lo que es invisible, él calificó para ser el padre de los fieles. Él representó a los que aceptan las promesas de Dios, y es fiel por y con la fe de Jesús. Era el deseo de Dios cumplir su promesa a Abraham - de ser una bendición a todas las naciones - con los Israelitas. Sin embargo, los Israelitas, quiénes debían ser una luz a los Gentiles (Isaías 42:6) - amontonó para sí las bendiciones que Dios les había dado. No pudieron solamente no compartir la luz, pero odiaron a cualquier persona que incluso sugiriera que la luz brillara sobre los Gentiles. Después de que los Israelitas fueran separados de los Judíos, el privilegio de ser una luz a los Gentiles fue dado a Judíos. Pero como sus precursores, los Israelitas, los Judíos amontonaron el regalo y nunca lo compartieron. De hecho, los Judíos comenzaron a creer que la salvación era para los Judíos solamente. Y el término Gentil, que significaba 'perro' y presumiblemente se rediría a los no creyentes, se convirtió en un término para cualquier persona que no fuera un Judío. Por supuesto, los Judíos con dinero, tierra, conexiones políticas y poder se creyeron que eran la élite, y por lo tanto con derechos a los privilegios especiales dados a la élite. Así, no tan solo los Judíos bloquearon la luz a los Gentiles; la élite también la bloqueó a los judíos de más bajos recursos. A esta gente orgullosa y presumida vino el Salvador, iluminando el carácter de su Padre y disponiendo como gema brillante, los principios de Su ley.

Aunque, Cristo, durante Su ministerio, ministro a Gentiles individualmente (No creyentes), Su ministerio fue predominantemente a los judíos. Con Pedro y Pablo, Cristo enseñó a los otros discípulos - y nosotros que debían seguirlos - que la salvación es para los Gentiles (Hechos 10; 13:46). Esta aparente nueva dirección, no era un cambio, sino que había sido desde el principio. En Isaias 42:6, Dios había prometido a Cristo a su gente, " Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, " En Cristo, Dios salvo no solamente los Gentiles, pero al mundo entero.

Muchos Judíos creyeron que la única manera para que un Gentil se salvara era convertirse en Judío. Esto requería bautismo, circuncisión, y otros ritos religiosos Judíos. Esta creencia también continuó con algunos de los Judíos cristianos (Hechos 15:1). Pablo y Barnabás fueron enviaron a Jerusalén para corregir la confusión. Después de considerar la materia, orando bajo dirección del Espiritu Santo, los hermanos decidieron que la circuncisión no solamente no era un requisito previo para la salvación, pero requerirla anulaba la salvación por la gracia. Por lo tanto, la verdad oculta que Cristo vino a redimir el mundo (que incluía a los Gentiles) fue revelada, y confirmada. Éste es uno de los misterios divinos de los cuales Pablo habló, que Dios dio a Su Hijo para salvar el mundo, y en Él morimos, resucitamos, y vivimos. Y así que los Gentiles son incluido. Pablo dice en Efesios en el capítulo 3

1 Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles;
2 si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros;
3 que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente,
4 leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo,
5 misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu:
6 que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio,


Es obvio a la mayoría de los cristianos, de que los judíos estaban incorrectos en el pensamiento de que salvarse había que convertirse en Judío. ¿Acaso, creemos de la misma manera? A los Adventistas del séptimo día se les ha dado el privilegio divino de ser una luz al mundo, reflejando la luz del carácter y la ley de Dios. ¿Estamos permitiendo que la Luz resplandeciente de Cristo brille en y a través de nosotros? ¿Estamos permitiendo que otros vean el misterio divino según lo revelado a nosotros, por el Espíritu Santo? Dios nos puso todos en Cristo, y con sus méritos fuimos justificados. Guardamos el Sábado, porque el Espíritu nos conducimos a hacerlo, no porque nos salva, sino como una demostración de la salvación ganada ya en Cristo. ¿Creemos que las ovejas en otros rediles deben convertirse en ' Adventistas del Séptimo Día para salvarse? ¿O para complacer a Dios? ¿Hemos sido culpables de enseñar a otras personas que para ser salvados deben guardar el Sábado, o llegar a ser vegetarianos? Desgraciadamente, algunos de nosotros hemos pensado de esta manera, y en hacerlo, nos hemos olvidado de que la gracia de Dios aplica a todo por igual. Sus ovejas en otros rediles oyen su voz y se convierten en Adventistas del Séptimo Día para no ser salvos, sino porque el Espíritu los conduce a hacerlo. Dios no ve ninguna distinción en la familia humana, en última instancia hay solamente los que eligen creer y seguir, y los que no lo hagan.

1 comment:

Osvaldo said...

hola raúl,

si hablamos de "ovejas en otro redil" y que "la gracia de Dios aplica a todos por igual"... ¿deberíamos esperar que éstas vengan al redil adventista?, ¿acaso si no vienen al redil es porque no oyen al Espíritu?, ¿son rebeldes?, ¿son ovejas de calidad menor o realmente las vemos como hermanos?

creo que nuestro concepto de iglesia es exclusivista y que de alguna forma u otra estamos viendo "al resto" de los cristianos como inferiores. Podemos incluso llamarles hermanos, pero en el fondo los discriminamos.

También tengo un blog con mis comentarios de la lección, te envito a visitarlo. Me enfoco en problemáticas que nacen a partir de los conceptos de la lección, o bien entrego algun material adicional para enriquecer el estudio de la semana.

Espero tu visita, y que podamos crear un diálogo constructivo (ya te linkee en mi blog)...

Dios te ilumine en tus pasos, mis saludos desde Arica, la ciudad extrema del norte de Chile,

OSVALDO