Friday, March 02, 2012

La Interrelación en la Historia

La Interrelación en la Historia  

         

La reputación del Profesor Menas le precedió.  Si cuando entrabas en la sala de clase cuando él estaba cerrando su libro de asistencia, él no reabría el libro para marcarte como presente.  La otra cosa que hacia es que sólo la puntuación más alta sacaba A, y el resto de las notas era para los demás. Pero él era un gran maestro. El hacia la clase de Historia interesante. Cuando se emocionaba con algo que narraba lo dramatizaba. Cuando describía las guerras se paraba de su escritorio e hacia ruidos como de bombas estallando y pretendía pelear.  Lo que es más importante, quizás, es que para el profesor Menas la historia no era sólo una colección de nombres, fechas y eventos, pero una serie de acontecimientos interrelacionados. Cada evento significativo en la historia era una reacción o una respuesta a una evento anterior.


Por ejemplo, la razón por qué la realeza española dio a Colón su apoyo para el viaje a través del océano Atlántico, fue que España fue uno de las primeras monarquías con un Reino unificado en Europa. Como ya no se preocupaban por cuestiones territoriales interiores, decidieron buscar fuera de España. Ningún caso es aislado de los demás.


Este punto de vista de la historia también se aplica a la visión bíblica de la historia; incluso cuando incluimos como factor la participación continua de Dios en la historia humana. Como nuestra lección establece, Dios a veces ha causado eventos a ocurrir y a veces les permite ocurrir para lograr su propósito.


Consideremos la invasión de los ejércitos de Babilonia a Judá. Esto no fue un incidente aislado sin contexto histórico. Los babilonios querían invadir a Judá porque, en Judá había objetos valiosos que le gustaban y los querían. Para entender esto tenemos que volver atrás en la historia hasta el tiempo de del rey Ezequías en Judá a y del profeta Isaías.  Durante el reino de Ezequías, él se propuso en su corazón reformar a Judá para que Judá estuviera en armonía con la ley de Dios. En momentos de crisis  él Oró a Dios y consulto con los profetas (Isaías 37). Él quería hacer la voluntad de Dios. Pero, ya avanzado en edad se enfermo y Dios envió un mensaje al rey Ezequías a través del profeta Isaías, para que pusiera sus asuntos en orden (Isaías 38:1).  Ezequías se negó hacer la voluntad de Dios esta vez (2 Crónicas 32:25). Él imploró a Dios por su curación y más tiempo para vivir.  El Rey Ezequías se sentía como que Dios le debía por sus largos años de fidelidad a Dios (Isaías 38:2:3).  El señor concedió la petición de Ezequías y como un signo a Ezequías el Señor hizo que el sol se atrasase una hora. Pero, esto desencadenó una serie de eventos que resultó ser el comienzo de la anulación de la reforma de Ezequías.


Desconcertados por el extraño fenómeno del Sol retrocediendo, los babilonios estudiaron este evento queriendo saber lo que ocurrió. Preguntaron y averiguaron sobre la petición de Ezequías a Dios. Por lo tanto, se dispusieron a visitar a Ezequías y para averiguar realmente qué tipo de Dios puede controlar los movimientos del sol. Cuando aparecieron los babilonios, Ezequías no hizo ninguna mención de Dios, pero " enseñoles la casa de su tesoro, plata y oro, y especierías, y ungüentos preciosos, y toda su casa y de armas, y todo lo que se pudo hallar en sus tesoros: no hubo cosa en su casa y en todo su señorío, que Ezequías no les mostrase" (Isaías 39: 2). El señor envió al profeta Isaías para censurar a Ezequías. Leemos los versículos del 3 al 7,

Isaías 39: 3 Entonces Isaías profeta vino al rey Ezechîas, y díjole: ¿Qué dicen estos hombres, y de dónde han venido á ti? Y Ezechîas respondió: De tierra muy lejos han venido á mí, de Babilonia.

Isaías 39: 4 Dijo entonces: ¿Qué han visto en tu casa? Y dijo Ezechîas: Todo lo que hay en mi casa han visto, y ninguna cosa hay en mis tesoros que no les haya mostrado.

Isaías 39: 5 Entonces dijo Isaías á Ezechîas: Oye palabra de Jehová de los ejércitos:

Isaías 39: 6 He aquí, vienen días en que será llevado á Babilonia todo lo que hay en tu casa, y lo que tus padres han atesorado hasta hoy: ninguna cosa quedará, dice Jehová.

Isaías 39: 7 De tus hijos que hubieren salido de ti, y que engendraste, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia.

En Ezequías tomar toda la gloria para sí mismo, este le pico el interés a los babilonios por todo lo que vieron. Los babilonios codiciaron lo que vieron. Los babilonios establecieron en sus corazones volver un día y adquirirlos. Parece que un registro se mantuvo sobre lo que vieron los babilonios, porque cuando Nabucodonosor invade Judá no sólo trajo a cautivos entre los judíos a Babilonia, pero también algunos de estos objetos sagrados que habían visto sus predecesores. Entre estos objetos son los que Belsasar utiliza esa fatídica noche cuando los Medo-Persas invadieron Babilonia.

En la superficie podríamos decir que lo que aprendemos de esta historia es ser cuidadoso de quien dejas entrar a tu casa, y una vez están dentro en lo que los dejas ver. En un nivel más profundo nos enteramos de que un accidente hoy tiene más repercusiones que sólo nuestras vidas inmediatas. Generaciones después sentirán las consecuencias adversas. Basta con ver a Adán y Eva. Todavía estamos pagando por su percance.  Haciendo la voluntad de Dios y dándole la gloria a Él puede salvarnos del sufrimiento indebido. No dejaremos de sufrir por completo. Pero, nos salvara a nosotros y a otros del sufrimiento que podría haberse evitado.

--
Raul Diaz
www.wolfsoath.com

1 comment:

belen said...
This comment has been removed by a blog administrator.