Friday, January 13, 2006

Hablando los cinco idiomas del amor

Un anfitrión de un programa de la radio contó esta historia: "Un día mientras estaba fuera de casa, mi esposa llamó para decirme que necesitáramos leche. Una vez en la tienda de viveres, pensé en los muchos otros artículos que no teníamos, y los compré. Asombrosamente, mi esposa estaba extática cuando volví a casa con los productos que compré. Ella me elogio tanto, que me hizo sentir como un superhéroe. En vista de esa experiencia, pensé en otras cosas que podría hacer para recibir una respuesta similar de ella. Después de pensar un rato largo, una idea brillante vino a mi mente. Pensé, ‘Ey, le compraré un sistema de audio -- ella siempre ha deseado uno, así ella estará muy feliz; La instalaré mismo, así que no nos costará nada, y lo pegare al estante de la pared así que no estorbara; ella tendrá gusto de eso.’ Puesto que era Navidad, decidí hacer esto su regalo de Navidad. Realmente me excite mientras que me imaginaba cómo de feliz y amante ella sería porque yo hice esto para ella. Con ese cuadro en mente, podría esperar apenas para sorprenderla. Cuando llegó el día de Navidad finalmente, me desperté temprano, y baje silenciosamente para instalar rápidamente el sistema. Me tomó una hora, pero mi esposa tiene gusto de dormir tarde el mañana de Navidad. ¡Por fin termine! Llamando a mi esposa abajo, le pedí que ella cerrara los ojos, y que viniera conmigo a la sala en donde su regalo esperaba. Me excitaba la anticipación de su reacción. Abriendo los ojos conforme a mi petición, ella echó un vistazo en al sistema de audio, mirándome, me dijo, ‘¿Qué es esto?’ Estaba un poco sorprendido con su pregunta, y contesté que era su regalo de Navidad. Le dije que yo había comprado el estante para ella hace un tiempo, junto con sistema de audio, y que lo había instalado yo mismo. Le pregunté lo que ella pensaba, y con una sonrisa forzada, ella me miro, y contestó apropiadamente, la ' O cariño, que gesto tan agradable.' Ella me besó en la mejilla, caminó a la cocina y comenzó a preparar el desayuno. Y allí estaba yo parado, en el centro de la sala en donde ella me había dejado, preguntándome que fue lo que hice mal. Yo estoy seguro que nunca lo descubrí, pero se que nunca la he comprado algo similar desde entonces."

Este anfitrión de radio pobre habría podido tomar algunas lecciones del autor Gary Chapman. A través de los años, el Dr. Chapman ha aconsejado a millares de parejas casadas que intentaban restaurar el amor mutuo y afirmador que una vez conocían. De su experiencia aconsejando a estas parejas, el Dr. Chapman indica que lo nos conecta en verdad con quien se ama es un hecho simple: usted necesita saber y hablar su lengua del amor. Los idiomas del amor son las maneras primarias con las cuales experimentamos ser amados, y expresamos esa dedicación y comisión cariñosas en regreso. Aunque nuestros idiomas primarios y secundarios del amor se adquieren en temprano en la niñez, podemos aprender cómo alcanzar el corazón de nuestra pareja (o de otros) decidiendo hacerlo. No importa si usted es un esposo, un padre, un amigo, compañero de trabajo, o un miembro de la iglesia; los cinco idiomas del amor son iguales. Cada uno de nosotros tiene una lengua primaria y secundaria, que hablamos. Si alguien nos habla en una lengua foránea oara nosotros, podemos entender, pero no experimentar su intención (i.e. sentirse amado). Lo que sigue es una lista no-ordinal de los cinco idiomas completos con una explicación simple.

1. Palabras de la afirmación - recepción de elogios o cumplidos sinceros, comentarios cariñosos o considerados.
2. Regalos - recibiendo presentes, ya sea hechos, (e.g. flores) comprados o escogidos. 3.
3. Tiempo de calidad – pasar el tiempo de frente a frente; Pasar el Tiempo en una actividad mutua donde el centro de atención es el otro (un dialecto)
4. Actos del servicio - recibiendo ayuda con tareas sin ser pedida
5. Tacto físico - recibiendo caricias, abrazos o siendo tocado en las manos, la espalda o la cabeza (Esto no implica necesariamente intimidad sexual)

¿Has hablada uno o más de los antedichos idiomas a alguien que ama, y no ha conseguido la respuesta usted esperaba? ¿Perplejo, desconcertado, y con dolor, usted se ha preguntado por qué no respondió esa persona? Algo de usted pudo haber pensado, de hecho airadamente, que él o ella son tan ingratos. Bien, una explicación posible a su situación podría ser que usted no habló la lengua del amor de esa persona. Quizás si usted expresa amor en el lenguaje del amor apropiado usted recibirá una respuesta cariñosa y elogiosa. Pero, si usted pregunta, "¿cuál es su lenguaje de amor?" puede ser que Usted no consiga la respuesta que usted está buscando. La mayoría de la gente no sabe su lengua del amor. Pero aquí está una manera rápida de determinar el tuyo, es la cosa que le encoleriza cuando usted no lo recibe de alguien que usted ama, que profesa amarle.

La lección de la escuela Sabática del miércoles acentúa el amor entre el marido y la esposa según lo demostrado por Salomón y la Sulamita. Mientras que no es inicialmente evidente en el texto mismo, el trazar del autor de los capítulos 1 y 2, junto con sus versos respectivos, permite que el lector considere los cinco idiomas del amor presentes en la historia. Además, las referencias a estos cinco idiomas son no solamente evidentes, pero también comunes. A fin de no nos olvidemos, la canción de Salomón es no solamente una historia de amor que destaca a Salomón y la Sulamita, pero es en hecho una alegoría del amor de Cristo para nosotros -- su novia querida. Asi que aunque Dios nos ve colectivamente, en su totalidad una unidad corporativa, él también nos ve individualmente, y ama a cada uno de nosotros en la lengua primaria en la cual nos sentimos amados. HErmanos, Dios habla todos los Cinco idiomas del Amor - con fluidez.

La escritura dice, "Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros" (1 Juan 3:11). Este mismo mensaje se repite un total de 15 veces en el Nuevo Testamento. Jesús mismo ha dicho, "En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor (Agape) los unos con los otros" (Juan 13:35). De nosotros mismos, tendemos a amar a otros como deseamos ser amados. Si usted experimenta amor con actos de servicio, usted tenderá a hacer actos de servicio para otros como expresión de su amor. Es decir, que nuestra lengua primaria de amor es, tendemos amar otros fuera de él. Todavía, Cristo nos ha llamado para amarlo supremamente, y amar unos a otros como Él nos amó.

¿Así pues, que hacemos para amarnos unos a otros? Quizás una manera descubrir la lengua de amor de la persona que usted espera alcanzar, y después elige amar al o ella en su propia lengua. Si el Espirito Santo le conduce a hacer esto, y usted está dispuesto, usted tendrá su poder para ayudarle. Y usted lo necesitará, porque hablar o expresar amor en una lengua que no sea su primaria o secundaria no es fácil. Es simple, pero no logrado fácilmente. Porque por naturaleza, somos egoístas y egocéntricos, sin embargo con Cristo yaciendo en nosotros, nos capacitan. Quizás el elegir amar de esta manera puede verter la nueva luz en el escritura, "… Que os améis Incondicionalmente unos a otros; como yo os he amado Incondicionalmente, que también os améis Incondicionalmente unos a otros" (Juan 13:34). ¿Yo voy a Él, que tal usted?

1 comment:

shawnbrinick35571066 said...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. My blog is just about my day to day life, as a park ranger. So please Click Here To Read My Blog

http://www.juicyfruiter.blogspot.com